¡ENTRÁ Y ENTERATE!: ¿Qué son los click baits y por qué no podemos evitar caer en ellos?

“10 Cosas que las tal no quieren que sepas del clickbait (La número 3 es increíble)”

http://www.inma.org/

“10 Cosas que las tal no quieren que sepas (la número 3 es increíble)”, “…y nada fue igual”, “La asombrosa reacción de fulano”, “¿Te acordás de la vida de tal famoso? así luce hoy…”, “El dramático pedido de una celebridad”…

Intriga x 1000= la fórmula del clickbait

Si te suena alguna de estas fórmulas, no hace falta que te expliquemos qué es un clickbait porque ya lo conocés: un título, generalmente polémico o provocativo, que incita a que los lectores hagan click en él. Por curiosidad, para completar la información o -simplemente- porque estás matando el tiempo, seguramente ya viste este estilo en todos lados, desde diarios “formales” hasta recopilaciones de videos de youtube.

giphy.com

Se convirtieron en un lugar común, a través de la repetición de titulares como los de más arriba y también en imágenes (como cuando te muestran una parte de la foto, o la cara del protagonista de una noticia blurreada o con un emoji encima).

LO QUE VERÁS A CONTINUACIÓN TE SORPRENDERÁ

Clickbait, sin embargo, es un término peyorativo: habla de ponerle “una carnada” al lector para que haga clic; justamente, para que pique.

giphy.com

Si no funcionara, los diarios online, los portales, los sitios generadores de contenidos y semejantes ya lo habrían dejado de usar. Pero sucede que funciona, y no solo eso sino que tiene que ver con el modelo de negocios de los medios digitales: los sitios tienen publicidad que va generando centavos a medida que ingresan visitantes. A mayor cantidad de visitantes, más factura el sitio. Así que sus noticias no se pueden quedar en el resumen de 140 caracteres: hay que atraerlos a la web como sea.

¿TE ACORDÁS DEL PERIODISMO ONLINE? ¡ASÍ LUCE HOY!

El problema lo plantean los medios de comunicación — o para ser más justos, los periodistas- que piensan que un diario online tiene una responsabilidad para sus lectores, que cumple un servicio. Y que debiera “engancharlos”, por supuesto, pero porque sube contenidos interesantes… no por el sólo apelar al sensacionalismo. Es cierto que esos a veces no son tan comunes (¿o tan baratos de conseguir?), pero existen.

giphy.com

Esta es una discusión que también tuvieron y tienen los medios en sus formatos tradicionales: tiene que ver con qué considera cada parte de la conversación que es una noticia, qué la constituye o para qué sirve (del periodista al medio de comunicación y del lector al auspiciante).

¿Qué dicen sus críticos? Que en la prensa online el abuso de los clic bait daña la credibilidad del medio y va contra el periodismo en cuanto servicio, al tratar a sus lectores como mercancía. O sea: a quienes no les importa informar sino que se generen clics a cualquier costo para que esa nota sea redituable. Que muerdan el anzuelo… y no encuentren atrás mucho más.

Un estudio científico probó diferentes modelos de escritura de este tipo y concluyó que cierta manera de presentar las frases, los títulos con preguntas o llamativos eran más efectivos con los lectores: hacían más clics y los compartían con mayor frecuencia. Cierra por todos lados.

DOS CUENTAS DE TWITTER QUE TE DEVOLVERÁN LA FE EN LA HUMANIDAD

La mala fama de este modelo de títulos hizo que algunas plataformas como Facebook estén planteando políticas para minimizar el contenido superfluo, atento a ganar clics.

giphy.com

Por otro lado, cuentas de twitter como @SavedYouAClick y @ClickBaitArg hacen trabajo de hormiga en su contra.

¿De qué manera? Según ellos, “ahorrándole un clic” al lector, al mostrarle el contenido del link “misterioso” en cuestión. Lo que logran, con la repetición de esta estrategia, es develar el mecanismo: son todos más o menos parecidos y en lo que hacíamos clic para buscar, al final, no era ni tan interesante.

https://twitter.com/ClickbaitArg/status/798207628149223424
https://twitter.com/ClickbaitArg/status/798614882358853632

Algunos periodistas y creadores de contenido se plantean también si no existe algo así como “un clickbait honesto”: un modelo en que los títulos efectivamente provoquen al lector, lo hagan ir por más al sitio (y le generen los réditos económicos a este) y encuentren allí material interesante, enriquecedor, novedoso. En criollo: vender, pero no vender humo.

Nunca viene mal pensar qué hace que esos títulos estén por todos lados: sacarlos de contexto para ver con qué objetivo nos están buscando y qué obtenemos nosotros de ese intercambio… ¡puede que cambie nuestra forma de verlos para siempre!

https://twitter.com/SavedYouAClick/status/853603130445099008

Fuentes: UrbanDictionary, ElPais, TheDailyBeast, Eticasegura.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.