Un perro abandonado se emocionó al reencontrarse con su familia, pero el final no fue el esperado

¿Listos para llorar?

1. Zuzu es una ovejera alemana de dos años, vivió feliz con su familia, la cual conservaba a su papá, cuando el padre de la ovejera falleció, la pequeña Zuzu se puso muy nerviosa y lloraba seguido.

2. Un día, saltó al patio del vecino y éste llamó al refugio de animales de California para que se la lleven y eso pasó. Zuzu fue alejada de su “familia” la cual tampoco se preocupó por buscarla.

3. Tiempo después cuando llegó la semana de adopción en el refugio, Desi Lara una de las voluntarias vio a Zuzu más feliz que nunca y acercándose a una familia, algo que nunca había pasado.

4. Cuando la voluntaria se acercó a la familia y les preguntó si iban a llevarse a Zuzu, ellos reconocieron que la perra era de ellos, pero que no la querían más porque era muy llorona, que querían otro perro…

5. La organización recibió muchísimas críticas por haber dejado que esa familia adopte a otro perro, por lo que borraron el video de su cuenta de Facebook, y aclararon que la familia no recibió otro perro.

Además hubo un final feliz, Zuzu fue adoptada por una persona que el refugio consideró apta. Hay un final feliz para Zuzu, pero es probable que haya una cicatriz de por vida también.

Fuente: Bored Panda, Downey Shelter.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.